sábado, 17 de junio de 2017

En busca del origen de los tecuanes (1ra Parte)

En busca  del origen de los tecuanes (1ra Parte)

Por Óscar Cortés Palma

En ferias patronales de parroquias de más de 150 poblaciones —situadas en los estados de Guerrero, México, Morelos, Puebla y Oaxaca— se interpreta una variante de representación tradicional de tecuanes, que he nombrado  “representación de tecuanes tipo Coatetelco”, la he nombrado así siguiendo lo dicho por Fernando Horcasitas que investigó la escenificación de tecuanes de Coatetelco del que solo le faltó registrar un personaje, el “risueño”. En esta variante de representación de tecuanes se utiliza el mismo modelo de coreografía, vestuarios, personajes, diálogos e instrumentos musicales.

Con base a estas semejanzas, supe que los tecuanes fueron inventados por personas, en un lugar y fecha determinada, y después fueron enseñados en otras poblaciones en donde, algunas personas la  aprendieron, les gustó y la adoptaron para dar alegría a sus fiestas patronales. Desde entonces las continuaron actuando año con año sin modificar esencialmente  el argumento de la comedia que habían aprendido.

Mas ahora emerge una cuestión ¿Quiénes inventaron la representación de tecuanes tipo Coatetelco y quienes la divulgaron?

Para responder esto, visité un gran número de poblaciones en donde se actua  esta representación, e interrogé a los adultos mayores. Ellos me dijeron que ya actuaban de tecuanes desde que eran pequeños, más o menos por la década de 1950. Para confirmar estas declaraciones investigué en libros y fuentes escritas.

Supe que el antropólogo Fernando Horcasitas había investigado la distribución de los tecuanes en la década de 1970, y al comparar su investigación con la que hice en años recientes, pude ver que coinciden. Esto es, en más de 45 años —del año 1970 al año 2017— el mapa de distribución de tecuanes casi no tuvo modificaciones, lo que nos indica que esta representación, en las últimas décadas, se ha propagado muy lentamente puesto que han sido pocas las poblaciones nuevas que la han adoptado e asimismo pocas poblaciones han dejado de actuarla.

Jolalpan, Puebla, en donde hasta la década de 1950 actuaban los tecuanes acompañados con la música del pitero Felix Tiempos, es un ejemplo de las poblaciones que han dejado de actuarla.

Cosa contraria ocurre con el brinco de Chinelos que emergió a mediados del siglo XIX y en las últimas décadas se ha popularizado mucho, coexistiendo con los tecuanes, por lo que considero que en unos años más habrá superado a los tecuanes en distribución. Esto es, el brinco de Chinelos está de moda en las fiestas patronales, como probablemente estuvieron los tecuanes en algún periodo de la historia.

Al continuar investigando en fuentes escritas y orales encontré un manuscrito escrito en náhuatl mixto con incrustaciones de español de España que Fernando Horcasitas tradujo al idioma español mexicano a finales de 1970. Y asimismo supe que ya se acostumbraba escenificar tecuanes en Coatetelco en el año de 1910, puesto que así lo registra otro manuscrito de la época publicado por Elfego Adán en los Anales del Museo Nacional de Arqueología e Historia y que está escrito en náhuatl mixto conincrustaciones de  español de España,

Elfego Adán no solamente registra los diálogos de la escenificación de tecuanes sino que igualmente registra los diálogos de la representación de vaqueros de Coatetelco en el año de 1910.

Además de los precedentes manuscritos, hay otra investigación publicada por Antonieta Espejo que interrogó, en el año de 1955 a don Efrén Jiménez Ariza, nacido en 1891, que mencionó que  los tecuanes ya se escenificaban en Acatlán de Osorio por el año de 1888. Hay que aclarar que esta es otra variante diferente a la representación de tecuanes tipo Coatetelco, mas es interesante citar este dato porque las fuentes orales de ese lugar enclavado en la mixteca, dicen que la escenificación de tecuanes de Acatlán de Osorio provino de una población nahua. Y en Tlalixtaquilla, Guerrero ya se escenificaba los tecuanes por el año de 1860.


También por fuentes orales, conocemos que  la representación de tecuanes ya se actuaba antes de la revolución mexicana en Axochiapan, tal como nos comentó  Arturo Mozo Chino, quien nos mencionó que su padre, Víctor Mozo Jacinto,  actuaba en esta escenificación. Otra fuente oral de la que dispongo proviene de Tetelpa, allí el encargado de este espectáculo —Florentino Sorela Severiano— mencionó que aprendió la representación de tecuanes de su padre —Lidio Sorela— quien la aprendió de su abuelo —Ramon Sorela—, quien ya la escenificaba desde antes del año de 1895, por tal motivo celebraron el centenario  de la representación tradicional de tecuanes de Tetelpa en el año de 1995.

Con esta información podemos darnos cuenta que la representación de  tecuanes ya se actuaba a finales del siglo XIX en lugares alejados  entre sí como son las poblaciones de Coatetelco y Tetelpa, que distan de Acatlán de Osorio en aproximadamente 200 kilómetros y de Tlalixtaquilla en 300 kilometros; y la población de Axochiapan que dista de las demás poblaciones en un rango de 70   a 200 kilómetros.





LIBRO DE LOS TECUANES
Si deseas adquirir  el Libro de  tecuanes
Cel: 735 150 6920
Email: oscarcortespalma@gmail.com
facebook/oscarcortespalma

martes, 13 de junio de 2017

Moros y cristianos… y tecuanes

Moros y cristianos… y tecuanes
Por Óscar Cortés Palma

Los espectáculos de los moros y cristianos, chinelos, tecuanes, tlacololeros, tlaminques, tejorones, venados, vaqueros, al igual que las demás representaciones tradicionales mexicanas fueron inventados por personas  que querían trasmitir un mensaje.

Conocemos más o menos cuando se inventaron un gran número de estas manifestaciones tradicionales callejeras mexicanas con qué propósito y que mensaje transmiten.

Por ejemplo, los espectáculos de MOROS Y CRISTIANOS (y todas sus variantes como los doce pares de Francia, los santiagos, los santiagueros, el reto, las morismas, en fin todo lo que tenga que ver con teatro y danza de moros, cristianos, combates y machetes) fueron traídas a México desde España después del año 1521.

La REPRESENTACIÓN DE LOS MOROS Y CRISTIANOS fue muy popular durante la época colonial, pero ya no lo fue más después de la independencia de México, ya que mientras el partido liberal iba ganando terreno, los espectáculos de moros y cristianos fueron perdiendo apoyo, reinventándose en un gran número de poblaciones y en otras dejaron de escenificarse para dar paso a nuevos espectáculos populares tradicionales.

Mientras desaparecían las representaciones evangelizadoras como los moros y cristianos en la república mexicana, emergían otras representaciones tradicionales con un carácter más irreverente, laico, burlesco y escandaloso pero que continúan conectados a fiestas de los santos patronos de las poblaciones esencialmente rurales.

Por ejemplo, la escenificación de tecuanes de Acatlán de Osorio probablemente emergió  entre los años de  1820 - 1860, y coincide con la aparición de los chinelos, de los tlacololeros,  de algunas variantes de tecuanes y de muchos espectáculos tradicionales más. Y también coincide con la extinción de los Moros y cristianos en un gran número de poblaciones como lo mencionó Arturo Warman en su libro titulado “Danza de moros y cristianos” publicado en 1972.

Otras exibiciones populares como la representación de los apaches contra los españoles que se actuan en algunas poblaciones de Morelos y Guerrero, la obra de teatro de Mariano Matamoros de Jantetelco, la toma de la alhóndiga de granaditas y otras, fueron creadas con el propósito explícito de evocar la memoria de la independencia de México y de fomentar el patriotismo.

Pero además de las precendentes expresiones culturales que podemos llamar representaciones religiosas y representaciones patrióticas, existen otras comedias populares de caza de animales que se interpretan en México y que agrupamos como sigue:
1.      Representaciones de caza del venado. Con este nombre incluyo a las exibiciones tradicionales cuyo argumento es la caza de una persona disfrazada de venado y que se actuan en los estados de Sonora y Sinaloa, en la región Yaqui y Mayo.

2.      Representaciones de caza del tekuani. Con este nombre incluyo al menos quince expresiones culturales cuyo argumento esla caza de un a persona disfrazada de jaguar y que se actuan en los estados de México, Morelos, Puebla, Guerrero y Oaxaca, y en al menos una población de Michoacán y la Ciudad de México, esencialmente se actuan en la  región que fue habitada por nahuas, mixtecos y amuzgos.

3.      Representaciones de caza del tejón. Con este nombre incluyo a la representación  de los Tejoneros que se actua en el norte de los estados de Puebla y Veracruz, en la región nahuas y Teenek.

4.      Representaciones de captura del toro. Con este nombre incluyo a las representaciones de vaqueros del toro de petate y otras más cuyo argumento es la captura de una persona que carga un toro de cartón y se actua en los estados de Morelos, Guerrero, México, Michoacán, Veracruz y Ciudad de México, es decir en la región que anteriormente fue nahua y purépecha.

Es probable que en épocas remotas haya habido danzas-teatros religiosas conectadas con las actividades predominantes de las primeras civilizaciones mesoamericanas como la agricultura y la cacería. En esta última imitaban a cazadores y animales como una manera de recrear la caza.



Pero aún así, con base en esta información podemos afirmar que un gran número de comedias tradicionales surgieron en la época de los hacendados, terratenientes, rancheros, propietarios ganaderos y empresarios agrícolas como por ejemplo, los vaqueritos cuyo argumento es capturar a un toro del hacendado y la mayoría de variantes de tecuanes cuyo argumento es una cacería de un jaguar financiada por un hacendado.

Tampoco quiero generalizar porque también hay representaciones tradicionales surgidas en la época prehispánica y además esto no significa que las representaciones sobre caza de animales no tengan un gran número de características de origen mesoamericano pues todos en México las tenemos.

Actualmente este tipo de espectáculos de danzas y teatros callejeros se continúan actuando en las ferias patronales de un gran número de poblaciones esensialmente rurales y que agregan y omiiten algunos elementos a sus escenificaciones con el paso de los años.



Si deseas adquirir  el Libro de  tecuanes
Cel: 735 150 6920
Email: oscarcortespalma@gmail.com
facebook/oscarcortespalma

domingo, 11 de junio de 2017

Historia de los tecuanes. El origen

Historia de los tecuanes. El origen

Por Óscar Cortés Palma


En las mayorías de las coreografías de los tecuanes se simula con mucho humor una persecución de un tecuani que acecha el ganado de un ranchero rico que finalmente lo vence. Como podemos ver rápidamente es una apología y ensalzamiento del ranchero rico.

Además, la expresión cultural de los tecuanes usualmente coexiste en zonas rurales con la danza teatro de los vaqueros que consiste en capturar a un toro que se ha escapado del rancho de un hacendado.

En ambas manifestaciones tradicionales el ranchero es muy rico y paga muy bien a sus trabajadores. En ambas expresiones culturales, vaqueritos y tecuanes, el ranchero rico triunfa ante el tecuani y/o ante el toro.

Por eso no hay duda, la mayoría de los tecuanes y las danzas teatros de vaqueros fueron INVENTADAS y PROMOVIDAS por los rancheros, terratenientes y ricos propietarios ganaderos porque los hace quedar cómo héroes ante la ciudadanía.

En aquella época la mayoría de la población no  hablaba español y de los que sí hablaban, muy pocos sabían leer. No había celulares, computadoras, tvs, radios, ni cines. La gente necesitaba divertirse con algo, esa necesidad de entretenimiento fue satisfecha con los bailes, teatros y espectáculos callejeros.


Las carpas ambulantes y circos errantes acostumbraban viajar mucho visitando las poblaciones llevando sus espectáculos para entretener a la gente. De las exibiciones de danza y teatro callejero de aquella época han sobrevivido los tecuanes y los vaqueritos.

Para comprender el arraigo y persistencia de las danzas teatros de  vaqueros y tecuanes hay que tener en cuenta lo siguientes datos:

A)  Después de la conquista española, las enfermedades euroasiaticasafricanas desconocidas en este continente mataron a casi la totalidad de la población americana.
B)  Al no haber mucha población. Nuevos ranchos, fincas, trapiches, minas, haciendas ganaderas y empresas agrícolas fueron fundadas por los españoles.

C)   La población indígena junto con la población mestiza y los negros volvieron a reproducirse y recuperarse.

D)  Los pueblos querían sus tierras devuelta que para ese  entonces los hacendados españoles se las habían adueñado.

Y en vista de que seguían llegando más españoles en busca de fortuna; el conflicto iba creciendo conforme pasaban los años y fueron instalandose más empresas agrícolas.




 Es por eso que para recuperar sus tierras muchos pobladores se unieron a JOSE MARÍA MORELOS Y PAVÓN, aunque tal vez algunos pensaban en la independencia, escencialmente el movimiento revolucionario en la zona fue para recuperar las tierras que les habían arrebatado los hacendados.

Ante esa situación los rancheros ricos buscaron una manera de quedar bien con el pueblo. Y como las danzas teatros callejeros eran el medio de difusión de la época pues…

En la humorística obra de teatro y danza callejera de tecuanes logran vencer  al jaguar unos ridículos viejos cazadores contratados por el ranchero rico. Y en la obra de teatro callejero de los vaqueros,  logran capturar al toro unos peones bromistas del ranchero rico. En ambas hay un hacendado ganador.  Y así en las ferias de los pueblos les decían a la gente que pensar y que consumir, algo así como la televisión en nuestra época.

Bien, ahora que sabemos quien inventó la mayoría de los tecuanes y  por qué razón vamos a responder cuándo.

Las mayorías de los tecuanes fueron inventados entre los años de 1780 - 1840. En esa época los indígenas que eran mayoría pasaban muchas horas bailando y actuando sus representaciones al toque monótono de la flauta y tambor. En esa época se usaban monedas como cuartillos, reales, monedas antiguas que usan los tecuanes. En esa época la mayoría de las personas no hablaban español y los que sí,  hablaban español como en España (con palabras como buscaros, contaros, pagaros) mezclado con muchos verbos nahuas. En está época las peleas de tierras estaban en su apogeo. Los hacendados, rancheros ricos y  terratenientes españoles necesitaban algo para entretener al pueblo y al mismo tiempo loarlos a ellos por eso inventaron los tecuanes y vaqueros.
En esos años había muchas guerras entre los partidos conservador y liberal,  la invasión de EUA, la invasión de Francia. Hasta que finalmente ganan los liberales.  En 1854, su líder Juan Alvarez apuntó: “los hacendados han arrebatado  sus tierras a los pueblos”.

Despues de tantas guerras y de tantas revoluciones, los terratenientes ya no soportaron más y despúes de la revolución mexicana desaparecieron pero los tecuanes y los vaqueros no.

Y aunque hace aproximadamente doscientos veinte años la mayoría de los tecuanes y vaqueros nacieron para justificar la explotación de los hacendados, terratenientes, rancheros y propietarios ganaderos.  Los tecuanes y vaqueros actualmente tienen otros propósitos: alegrar las fiestas de parroquias rurales  y cohesionar socialmente los grupos  de esas poblaciones campesinas. Y continúan transmitiéndose por historia oral porque se consideran fundamentales para las fiestas patronales de las parroquias de las comunidades rurales.


 Como descenlace de este escrito debemos ser muy cuidadosos en no generalizar porque las danzas teatrales de tecuanes tienen muchas variantes e incluso dentro de las variantes hay otras variantes más. Estamos hablando de la mayoría de las danzas teatros de tecuanes, ojo no todas porque las que tienen conexión con las lluvias sí son de origen prehispánico.

Si deseas adquirir  el Libro de  tecuanes
Libro de los tecuanes
Email.oscarcortespalma
facebook.com/oscarcortespalma
Cel. 735 150 69 20

martes, 6 de junio de 2017

El Salvador. La danza del tigre y el venado (1era parte)

El Salvador. La danza del tigre y el venado (1era parte)

Por Óscar Cortés Palma


En la república centroamericana de El Salvador en San Juan Nonualco se interpreta tradicionalmente el baile teatro del tigre y el venado. Esta manifestación cultural es muy parecida a una variante de tecuanes, los tlaminques que interpreta los pueblos amuzgos de los estados mexicanos de Guerrero y Oaxaca.

Por esta razón nos preguntamos ¿Cómo una tradición que se acostumbra interpretar en una parte de la costa chica de Oaxaca y Guerrero pudo viajar más de 1480 kilómetros de distancia y asentarse en el poblado de San Juan Nonualco sito en la costa de la republica centroamericana de El Salvador?

Dicha cuestión nos inquieta, al indagar en la historia nos enteramos que tanto en la zona mexicana como en la salvadoreña hubo asentamientos olmecas y nahuas. Y los olmecas tenían la creencia de que el jaguar era una criatura sagrada, valiente, poderosa y mágica vinculada con las lluvias, la agricultura, la fertilidad, la noche y las cuevas pero eso fue hace más de 2800 años. Los mayas continuaron con esta creencia. Y posteriormente en la época de los nahuas de México Tenochtitlán, hace solo quinientos años, el jaguar conservó los atributos  que le otorgaban los olmecas y agregaron su asociación con las montañas y cerros.

Establecer relación entre ambas manifestaciones culturales actuales con las de épocas remotas resulta difícil debido a la antigüedad. Más sin embargo, las exhibiciones de teatro y danza popular del jaguar en las fiestas religiosas de ambos territorios continúan destacándose por su originalidad y alto sentido comunitario. Tal vez es coincidencia que en algunos pueblos nahuas de México y en El Salvador amenicen los TIGRES el día de la Santa Cruz. Más sin embargo, en Zitlala  y Acatlán, Guerrero el día de la Santa Cruz  está relacionado con el TIGRE y con las lluvias, con la petición de un buen temporal, lo cual demuestra su antigüedad. No obstante,  las celebradas en San Juan Nonualco, El Salvador no tienen relación con la petición de lluvias.

En ambas expresiones culturales,  la de México y la de El Salvador se trata de la cacería del TIGRE, que logran finalmente: la vieja, el viejo, el perro de caza, la vieja y el venado.  Y la vestimenta del viejo es fachosa y porta su carabina o escopeta y  la vieja, fachosa también porta la flecha y el arco.

El TIGRE sortea toda clase de peligros hasta que el viejo y la vieja lo  vencen y una vez muerto se procede al reparto equitativo de su carne, de su piel y de sus entrañas.

Todo esto se interpreta al compás de un monótono tambor y una flauta en San Juan Nonualco; y de una banda de música de viento en una parte de la costa chica de Guerrero y Oaxaca. Tal vez la música sea una de las pocas diferencias entre estas expresiones culturales pero se diluye al recordar que la mayoría de las danzas teatros callejeros de tecuanes de México se amenizan con un  flautista tamborero también.


Estas costumbres populares relativas a representaciones públicas de teatro y danza callejera observadas en las ferias patronales mitad religiosas y otro tanto burlescas son importantes en los pueblos que las practican.

Libro de los tecuanes
Cel. 7351506920
Email. oscarcortespalma@gmail.com
facebook.com/oscarcortespalma

sábado, 3 de junio de 2017

Territorio de los tecuanes (primera parte)

Territorio de los tecuanes (primera parte)

Por Óscar Cortés Palma

Las fronteras políticas actuales no son las fronteras culturales en todos los casos. Por ejemplo, podemos encontrar tecuanes en cinco estados mexicanos: Guerrero, México, Morelos, Puebla y Oaxaca.


El jaguar cuyo nombre científico es Panthera Onca recibe muchos nombres en las distintas regiones donde habita.
A. En Argentina y Paraguay al jaguar se le conoce como Yaguareté, palabra del idioma guaraní;
B. En Perú  al jaguar se le conoce como Otorongo, palabra de origen quechua;
C. En Brasil se le conoce como Onça pintada;
D.         En México el jaguar también recibe otros nombres por ejemplo: Ocelotl, Tecuane, Tecuani, Nchika’a  y Balam;  las tres primeras son palabras del idioma náhuatl; la siguientes idioma mixteco  y maya respectivamente.
E. Además muchas personas conocen al jaguar como tigre americano.
En México en 94 pueblos o ciudades se interpreta en las fiestas patronales de sus parroquias la manifestación tradicional de los tecuanes.
Y como podemos observar en este mapa, dichas expresiones culturales están asentadas en una franja fronteriza ubicada entre los límites de los estados Guerrero-Puebla;  Guerrero-Morelos; Guerrero-Estado de México y Guerrero –Oaxaca.
Las danzas dramas  humorísticas de tecuanes no son iguales, existen muchas variantes debido al  aislamiento geográfico de una región respecto a las otras. Esto ha provocado que los tecuanes hayan adquirido diferentes características de acuerdo al ambiente en las que se han desarrollado. Algunas de las variantes regionales son:
1.   Danza teatro de los tecuanes tipo Acatlán de Osorio, Puebla;
2.   Danza teatro de los tecuanes tipo Coatetelco, Morelos;
3.   Danza teatro de los tecuanes de Axochiapan, Morelos;
4.   Danza teatro de los tecuanis o lobitos del estado de México;
5.   Danza teatro de los tecuanes tipo Olinalá, Guerrero;
6.   Danza teatro de los tecuanes tipo Huamuxtitlán, Guerrero;
7.   Danza teatro de los tecuanes tipo Teloloapan, Guerrero;
8.   Múltiples variantes locales de tecuanes.
Pero además, los tecuanes tienen danzas teatros hermanas, osea expresiones culturales que se parecen mucho porque participa un tecuani o jaguar, estas son:
a.    Danza teatro de los tlacololeros
b.  Danza teatro de los tlaminques
c.   Danza teatro de los chilolos de carnaval de Juxtlahuaca, Oaxaca
d.  Danza teatro de los líceres de Santiago, Tuxtla, Veracruz
e.   Danza teatro del Calalá de Suchiapa, Chiapas
f.    Danza del tigre de Cuitzeo, Michoacán
g.   Danza teatro de los tejorones de Pinopepa de Don Luis, Oaxaca
Pero estas las abordaremos en otra ocasión.

Libro de los tecuanes 
Email: oscarcortespalma@gmail.com
facebook/oscarcortespalma
Cel.735 150 69 20